(809) 961-2266

BLOG

Firma electrónica y firma digital: Soluciones diferentes y de uso distintos

14 mayo 2020

En República Dominicana la Ley No. 126-02 sobre Comercio Electrónico, Documentos y Firma Digital y su reglamento contenido en el Decreto 335-03, regularizan todo tipo de información en forma de documento digital o mensaje de datos, salvo en las obligaciones contraídas por el Estado Dominicano en virtud de convenios o tratados internacionales y en las advertencias escritas que, por disposiciones legales, deban ir necesariamente impresas en ciertos tipos de productos en razón al riesgo que implica su comercialización, uso o consumo.

La ley 126-02 tiene como objetivo garantizar que la firma digital tenga el mismo valor, fuerza y efectos de carácter jurídico que una firma manuscrita, siempre y cuando la misma cumpla con los requisitos de validez establecidos por dicha ley y el reglamento.

En dicha ley encontramos la definición de firma digital, la cual es un valor numérico que se adhiere a un mensaje de datos y que, utilizando un procedimiento matemático conocido, vinculado a la clave del iniciador y al texto del mensaje, permite determinar que este valor se ha obtenido exclusivamente con la clave del iniciador y el texto del mensaje, y que el mensaje inicial no ha sido modificado después de efectuada la transmisión.

La firma electrónica, es un concepto legal que tiene como objetivo dar fe de la voluntad del firmante. El Decreto No. 335-03, reglamento de aplicación de la Ley 126-02, diferencia la Firma Digital de la Firma Electrónica que define como: “Conjunto de datos electrónicos integrados, ligados o asociados de manera lógica a otros datos electrónicos, que por acuerdo entre las partes se utilice como medio de identificación entre el emisor y el destinatario de un mensaje de datos o un documento digital y que carece de alguno de los requisitos legales para ser considerado firma digital”.

En la República Dominicana, los contratos por medios electrónicos pueden usar la firma electrónica o la digital, permitiendo a su vez identificar y vincular una persona con la creación de un mensaje de datos, un acto o un contrato y que cuenta con su aprobación.

Por tanto, La firma electrónica es un conjunto de datos electrónicos que acompañan a una determinada información también en formato electrónico.

Entre ambas firmas existen diferencias importantes que indicaremos en esta publicación. La principal y que nos lleva a diferenciar una firma de la otra es que todas las firmas digitales son electrónicas, pero no todas las firmas electrónicas son digitales, poseen utilidades diferentes.

La firma digital es como un candado en un documento. Esto requiere la existencia de un certificado oficial emitido por un organismo o institución que valida la firma y la identidad de la persona que la realiza. Su funcionamiento se basa en aplicar un algoritmo matemático al contenido del documento y luego aplicar el algoritmo de firma en el que se emplea una clave privada, al resultado de la operación anterior, generando de este modo, la firma del documento electrónico.

Mientras que realizar una firma electrónica quiere decir que una persona física verifica una acción o procedimiento mediante un medio electrónico, dejando un registro de la fecha y hora.

Otra diferencia es que la firma digital hace referencia a una serie de métodos criptográficos, es la que evita la suplantación de identidad y permite la autenticación e identificación en toda clase de procesos. La firma electrónica es una expresión genérica y mucho más amplia relativa a los datos electrónicos.

Tanto la firma electrónica como la digital, tienen validez jurídica, pero la firma electrónica no reemplaza a la manuscrita ya que no cumple con las propiedades necesarias como si lo hace la firma digital, además del valor probatorio que tiene esta última.

La validez probatoria de la firma digital la hace superior a la electrónica, garantizando la legalidad y transparencia de los documentos firmados digitalmente como prueba legal.

La utilización de estos tipos de firmas ofrece ventaja a las transacciones, la agilización de los negocios, disminución de costos y reducción de tiempo. Desde cualquier computadora o dispositivo móvil y sin importar el lugar donde te encuentres, puedes recurrir a estas herramientas de tecnología y elegir la mejor opción para tu empresa.